Desde el punto de vista del diseño, la joyería se expande como un mundo lleno de herramientas que permite crear objetos vibrantes de carácter muy personal que son capaces de conectar al usuario con la emoción más íntima y profunda de un recuerdo o un ser querido. La joyería tiene la capacidad de transformar las emociones en objetos latentes que se llenan de color, luciendo toda nuestra personalidad y carácter. El diseño de la joyería es un canal fundamental de expresión y cambio. La naturaleza química y física de los metales preciosos (Plata; Oro; Platino; etc.) confieren a las piezas características de inmunidad que refuerzan la idea de eternidad. La plata es uno de estos metales preciosos que priman en este trabajo debido a sus cualidades de invariabilidad frente a otro agente natural. La joyería es una fuerza inmensa que genera una sinergia capaz de transformar generaciones enteras y conectarlas al simbolismo del pasado, presente y futuro..