La pintura es considerada una de las tres grandes expresiones del arte junto con la arquitectura y escultura. No se trata de comparar cuál es la mejor si no de utilizarla como una herramienta poderosa que permite expresar a través del color, la forma y la composición la búsqueda personal de un lenguaje visual expresivo. La pintura, es un mecanismo que permite plasmar todas las inquietudes que nos rodean, respondiendo esta a la necesidad de la búsqueda estética, emocional y espiritual del ser humano. Desde la perspectiva de la pintura, se puede hablar con un lenguaje único, imposible de transmitir con la orfebrería y la joyería.